Té verde

El té verde tradicional se extrae directamente de la planta Camellia Sinensis en un proceso en el que no se produce ningún tipo de oxidación. La principal diferencia con el té negro, es que aquí las hojas se recogen siempre frescas, después de haberse sometido a torrefacción; será a partir de entonces cuando se prensarán, se enrollarán y se triturarán. Finalmente se secará.

Este tipo de té es el más popular y comercializado; de hecho, supone entre un cuarto y un quinto de la producción total de té de a lo largo del mundo.

Entre los principales países que lo producen nos encontramos con China, Vietnam y Japón en general. Una de sus principales características es que en Occidente siempre hemos sido más de té negro; pero ahora se ha hecho mucho más popular este tipo de té, debido a sus ventajas para la salud, así cómo por su característico sabor no tan amargo.

Un poco de historia sobre el té verde

En China fue el primer lugar en el que se descubrió el té y, por esta razón, de aquí proviene la mayor cantidad de variedades que existen.

El té verde se ha usado como un tipo de bebida medicinal desde el principio de los tiempos; ayudando a tratar ciertas dolencias que nos afectan, tanto de forma física, como de manera mental.
Entre las referencias que se conservan, descubrimos que se viene usando desde el 2737 a.C.

A diferencia del té de estos momentos (que podemos encontrar en cualquier supermercado por costes que raramente superan los 2€), antiguamente era una bebida bastante cara. Es por ello, por lo que solo ciertos segmentos de la población lo consumían (aunque no era tan caro como otras variaciones, como el té rojo, por ejemplo).

Ver aquí las propiedades y beneficios del té verde.

No sería hasta la Dinastía Ming; concretamente cuando cayó el Imperio Mongol”, cuando la toma del esté té empezó a extenderse entre las diferentes clases sociales.

Una curiosidad muy característica sobre el té negro es que cuando China se convertiría en la mayor potencia naval del mundo (entre los periodos de los años de 1405 a 1433, el té estaba siempre en las provisiones que usaban los marinos a la hora de hacer sus viajes.

Esto tiene su razón de ser, ya que el té verde supone una buena fuente de vitamina C, uno de los pocos recursos que había en ese momento para prevenir el escorbuto; desgraciadamente, esta enfermedad era tan letal que, incluso, hasta 200 años después seguiría matando a marineros.

Principales tipos de té verde

Según su procedencia

Té verde de la provincia de Zhejiang

Se considera la casa más famosa de todos los tiempos, especializada en tés de gran calidad. Podemos encontrar muchas falsificaciones sobre los tés que nacen aquí, aunque, evidentemente, únicamente probándolo nos daremos cuenta de la diferencia.

  • Té Hui Ming: Este tipo de té se caracteriza por haber recibido su nombre gracias al templo Zheijiang.
  • Té Long Ding: Este té procede directamente de la ciudad de Kaihua, más conocido por el nombre de “Dragon Mountain”.
  • Té HuaDing: Por otra parte, tenemos este tipo de té que procede de la ciudad de Tiantia. Recibe este nombre debido a un pico que existe en las montañas del Tiantai.
  • Té Hua Ding: Procede de la ciudad de Tiantai, es posible que lo conozcas por el nombre de Green Top
  • Té pólvora: Este característico tipo de té crecía originalmente en Zhejiang, aunque ahora lo hace a lo largo de toda China. Es un tipo de té muy popular.

Té verde de la provincia de Jiangxi

  • Té Chun Mee: Este té empezaría a crecer en la provincia, aunque ahora mismo crece en muchos lugares diferentes.
  • Té Gou Gu Nao: Este té también es muy conocido en China; de hecho, por su característico sabor ha recibido toda una serie de premios de lo más característicos.
  • Té Yun Wu: También conocido con el nombre de “Cloud and Mist”.

Té verde de la provincia de Anhui

Esta región también es muy conocida, ya que de aquí salen tés muy buenos y son exportados a las diferentes regiones de a lo largo del mundo.

  • Té Da Fang: Procedente de “Mount huangshan”, más conocido como “Big Square”.
  • Te Huangshan Mao Feng: Otro té verde muy famoso en la región.
  • Té “ Lu An guapian”: Aunque su nombre puede ser algo complicado de pronunciar, lo cierto es que es un té muy popular. Probablemente lo puedas encontrar en prácticamente cualquier tetería.
  • Té Huo Qing: Este té procede directamente de una región de Anhui conocida como Jing County. El nombre también recibe el nombre de “Monkey Te”.
  • Te Hyson: Y terminamos con este característico Té cuya calidad es más bien mediocre. Es común de muchos lugares, procediendo de cosechas tempranas.

¿Cómo se prepara el té verde?

El té verde lo podemos encontrar en dos formatos básicos: o bien en forma de hojas, o bien en forma de bolsitas. En el primer caso, habrá que analizar que las hojas estén lo más frescas posibles; de esta manera conseguirán el mejor sabor y nuestro organismo se podrá aprovechar de todos los nutrientes.

Los tés verdes se tienen que preparar con agua que se encuentre por debajo del punto de ebullición (es decir, no debería de llegar a los 100ºC, si no mantenerse a 80-90ºC). Esto es importante porque, una vez llegado a ebullición, se irán perdiendo sus propiedades de forma progresiva.

El tiempo de infusión debe de ser de entre 45 a 1 minutos; si nos excedemos de ese tiempo, nos daremos cuenta de que el té se empezará a amargar, y la infusión cogerá un marcado color amarillo (en lugar de verde como cabría esperar). Si lo que queremos es potenciar el sabor, lo que hay que hacer es agregar más té, pero nunca dejar la infusión más tiempo.

Ahora ya conoces la historia del particular té verde, y algunas particularidades que probablemente no conocías hasta este momento.