Té Rojo

El té rojo (conocido también como té pu-erh por la región de la que proviene), se trata de uno de los tés más inusuales que existen, ya que no se fabrica en la misma proporción que el resto de tés. En la antigüedad estaba reservado para la nobleza.

Su principal diferencia con los otros tipos de tés es que se toman frescos una vez que se han recolectado; tienen un proceso de fermentación algo inusual; pudiendo durar desde tan solo 2 años, o bien hasta 60. Permanecerá en barricas de bambú durante todo ese tiempo, hasta que se detecte que sus hojas han logrado un característico color cobrizo, tonalidad que luego dará paso a la infusión.

Hoy en día es muy raro encontrar un tipo de té pu-erh que tenga más de 50 años… y si lo hay ya te podemos adelantar que no va a ser barato precisamente.
¿Sabes cuánto te podría costar un solo paquete de 250 gramos de té rojo, de gran calidad, con un tiempo de maduración de unos 50 años? La cifra bien podría llegar a los millones de dólares.

Descubre la historia del té rojo

El té rojo también se caracteriza por la procedencia de las hojas que se usan para fabricarlo; estas hojas se suelen encontrar en arboles especiales (Sunshine Withering Antirhea Chinensis), pudiendo alcanzar altos valores en el mercado. Crecen en lo que se conoce como una montaña de té.

Lo podemos encontrar, bien forma de torta (que tiene un tamaño aproximado de unos 357 gramos), o bien en forma de ladrillo (cuyo peso no superará los 250 gramos). Suelen venir envueltos en cortezas de papel, de naranja, de bambú o de pomelo. Para poder conseguir su característico sabor, debe de ser almacenado ante las condiciones extremas del entorno, como la luz, el calor o la humedad; de esta forma, madurará el máximo tiempo posible. En cuanto a la temperatura, no debe de ser mayor a los 30 grados, ni inferior a los 20; de lo contrario, sus características propiedades se podrían ver afectadas.

Cuanto más tiempo se almacene, más oscuro se volverá el color.

A lo largo de la historia, este té era tan valioso que sea trasportado en caballos desde Yunnan a Pekín en un viaje que duraría 3 meses. Pero lo mejor de todo es que ese trayecto formaba parte de la elaboración del té; y es que durante tanto tiempo fermenta y presenta una cualidades mucho más destacadas (de hecho, esto se descubrió de manera fortuita).

Los buenos conocedores de este tipo de té saben en dónde encontrarlos, así como identificarlo. De la misma manera que existe expertos en buenos vinos, identificar un té de calidad es todo un arte.
Tiene una gran demanda a lo largo de toda la República Popular China; fuera de la misma, los principales importadores de este tipo de producto con Rusia y Europa en general.

¿Por qué se considera tan especial?

Si alguna vez has tratado con expertos en tés, te habrás dado cuenta de que el té rojo está muy bien consolidado; de hecho, en teterías suele ser de los más caros.

¿Exactamente qué es lo que tiene de especial? A lo largo del mundo occidental se ha hecho famoso porque, a diferencia de otros tipos de tés, tiene un reducido contenido en cafeína, además de disponer de componentes internos que ayudan con la quema de grasas (de hecho, algunas personas lo definen como un real devorador de grasas.

En este punto nos queremos detener un momento; los tés rojos que podemos encontrar en cualquier supermercado, poco o nada tienen que ver con los originales. Digamos que solo comparten con el té original su color, y muy pocas características.

El té rojo original, el pu-erh se caracteriza por contener una ínfima cantidad de cafeína, y esto es debido precisamente al proceso de su fermentación. Por ejemplo, si lo comparamos con una taza de café, podemos apreciar que el té rojo prácticamente no tiene nada de cafeína. En comparación con otros tipos de té, es el que menos cafeína lleva.

Vamos a analizar algunas de sus características de forma resumida (ver mas sobre las propiedades del te rojo), para que sepas porque es tan interesante para la salud:

-Una de sus características clave es que es diurético; es decir, que ayuda a eliminar aquellas toxinas que se hayan podido quedar contenidas en ciertas partes de nuestro organismo; por otra parte, también ayuda a evitar que se retengan líquidos. Precisamente esta es la razón por la que se le considera un poderoso aliado a la hora de adelgazar, un complemento muy interesante para acompañar cualquier dieta. Tienes que pensar que esos líquidos retenidos pueden ocupar de entre 1-3 kg aproximadamente, siendo muy complicados de eliminar.

Existe la creencia de que muchas de las toxinas del cuerpo afectan al metabolismo, impidiendo que este pueda realizar su función digestiva. Gracias al té pu-erh, podemos eliminarlas.

-O tra de sus ventajas para el organismo es que es fácil de digerir; por lo que también se considera una buena solución para problemas de indigestión (cómo estreñimientos o diarreas). Desde el momento en el que se consume, lo primero que hace es incrementar el aceleramiento del metabolismo de nuestro hígado, ayudando a que este trabaje a un ritmo más elevado y sea capaz de eliminar grasa.

Por esta razón, no solo te puede ayudar a adelgazar, si no que mantendrá a tu hígado en las mejores condiciones posibles.

-Existen ciertos estudios que se han realizado en la Universidad de Yunnan en los que se aseguran que pueden ayudar a equilibrar los niveles de colesterol del organismo; en los mismos, algunos pacientes con problemas de carácter cardiovascular serían tratados con una determinada dosis de té rojo, logrando unos más que característicos resultados.

Para poder beneficiarte del té rojo, deberías de tomarlo aproximadamente 1 hora después de cada comida, de esta forma acabarás con el colesterol.
Estos son algunos datos genéricos sobre el té rojo; ahora ya sabes porque es un producto tan interesante.